4 dic. 2012

música

    Hoy me ha dado cuenta de que mi padre, ya mayor, picotea de cuando en cuando en su ordenador (que lo tiene a sus años) en busca de música para tamborilear o bailotear un rato, pero le resulta difícil encontrar nombres que recuperar y con los que disfrutar. Y la música tiene eso, que, una vez que sale una canción, una concretamente, esa dispara otras y salen a flote en cadena, porque quedaron enlazadas en algún momento entre sí, y la memoria las guarda así, juntas.

    Curiosamente, se me ocurrió por un momento enviarle una canción que le despertaría la memoria,  bien seguro,  pero inmediatamente me dí cuenta de que no era ésa precisamente la que más podría necesitar: "Desde que tú te has ido". Algunas frases contienen tanta materia que dejan de ser sonido y pueden ser una tenaza para un viudo. Así de poderosa es la música.

    Del mismo modo se me vino después a la cabeza un autor y una canción: en sus días se desmarcó muy mucho de su alrededor, con un estilo y una voz auténtica, que no podía pasar inadevertida. Así que no queda más remedio que presentarlo, es Cafrune, el "payador perseguido". Hoy, sus letras son lo que diría Scrooge, ¡Bah, humbugs!, como se ve que ocurre. Espero que diga algo.


2 comentarios:

Morgenrot dijo...

¡ Seguro que sí dice algo !...
Me alegra enormemente ver que has seguido escribiendo y tan sensible como siempre.
Me encantaría enviarte, y así lo hago, muchísimos besos en estas fiestas y te deseo lo mejor, de todo corazón

fer a dijo...

Hola Morgen.

Disculpa, entro "nada" al blog.
Sé que es así lo que dices. Más que decirte lo mismo, pongo un espejito, y así te ves en él diciéndolo.

Un beso franco y sincero, que te lo mereces.

Guten Morgen haben Sie.