20 ago. 2009

lecciones gratuitas, (free lessons), leçons libres

"Acercamiento y consecución de un objetivo difícil"

(apropiada para toda oposición que desee lograr que el partido gobernante le haga caso)

Situación: Sujeto humano intentando mantener su concentración sobre un libro, estudiando "profundamente".
Circunstancias: perra en las cercanías, con 10 horas de soledad a las espaldas, más ganas de jugar que Zapata de comer, y una voluntad de hierro animal para conseguir sus limpios propósitos.

Paso 1. Nos tumbamos a los pies, con el hocico a una distancia exacta de 15 cm.

Paso 2. 50 segundos después, tumbados, simulamos recomponer la postura, ganando un primer tramo de acercamiento estratégico de 4 cm, quedando ya solo 11 cm hasta el pié: este es por supuesto lamible.

Paso 3. Respiraciones profundas (que se oigan), algún que otro primer bostezo es recomendable, y nueva recomposición corporal y escénica, adelantando una de las patas anteriores hasta el zapato: ¡ojo!, el zapato, jamás un contacto ya directo.

Paso 4. Dejando pasar tres o cuatro minutos, de forma que el humano nos crea vencidos y desinteresados, nos acercamos "apoyando un poco de la parte posterior de la cabeza", disfrutando así del contacto, al tiempo que comenzamos a utilizar desde este momento el mecanismo enternecedor subyugante.

Paso 5. Apelando a nuestro mutuo conocimiento, plantamos con cuidado pero con decisión, con amor, con ternura, nuestra barbilla, sobre el pie, pero ya directamente (hay que atacar al corazón).

Paso 6. Sin más dilación, sin contemplación alguna, lametoneamos de forma rítmica al sujeto. En caso de mirarnos interrogadoramente, los ojos deben mostrar inocencia, y un resquicio de duda sobre si será posible acabar jugando, aún cuando sea un propósito ya seguro).

Paso 7. Nos incorporamos, añadimos unos bostezos de tristeza-aburrimiento, husmeamos las piernas, y nos acercamos con todo el armamento emotivo (patas, hocico, lametones, ojos abiertos, respiración ansiosa) al humano, procurando declarar con ello de forma lo más descarada posible, que estamos dispuestos a acabar jugando a lo que sea.

Paso 8. Cambiamos a la dinámica de "quién es más rápido y se ríe antes", con mordiscos, tirones, manotazos, con el objetivo de hacer ver al humano, que él es más débil que nosotros y se ríe antes, y no puede estar serio.

Paso 9. Ataque total, imprescindible alejarle de la zona de concentración mental. Las provocaciones y brincos son tremendamente efectivas en este sentido.

Nota. Es posible abandonar la atacada lúdica, por necesidades imperiosas: léase, "alguien llega a veinte metros", "alguien pasa por ahí".


7 comentarios:

La Rata Paleolítica dijo...

Buenísimo Fer.
Como he disfrutado leyendo, mientras Jacky se afana en sus lametones a mi tobillo...

sallopilig ref dijo...

El gen internacional del servivismo, ¿ves?

slurp...

Antonia Martínez dijo...

Mi perra no podría con tanta estrategia, es demasiado simple (y esto es lo que más me gusta de ella). Quiere cariño y no se anda con rodeos. Sin esperar a que sea yo quien ponga la mano sobre su cabecita, ella se adelanta y pone su cabecita bajo mi mano. Por supuesto que tampoco tiene inconveniente en asaltarme y sentarse sobre mis piernas sin ser llamada...

Un post muy simpático..:-)

María L. Arregui dijo...

genial...
he visualizado la escena perfectamente :))


Le tendrías que dedicar una entrada completa a ella sola algún día...

cuando ya puedas desconcentrarte.

la granota dijo...

:D

leo dijo...

Yo quiero también un perrillo que me distraiga de los libros...
Qué buen ratico, Ref.

isobel dijo...

guauuuuuuuuuuuuuuu ummmmmmmmmmmmmhhhhh, besitos