15 jun. 2009

desde una trinchera en Ganímedes


Aquí estoy, cobarde al fin y al cabo, aprovechando esta trinchera vieja en un planeta donde no llega la contestación, la chulería, la prepotencia, y puede un ganimediano soltar cuanto le place sin miedo al millón de inexcusables millones de repuestas lógicas y razonadas, inteligentes, consensuadas, culturales, amamantadas por el bello día a día, allá en la Tierra, que lo deshacen y lo niegan y lo entierran todo, todo lo que crudamente muestra el Sol si le respetamos y aprovechamos su luz para ver.

Hoy me dio por reventar el silencio aterrizando en un tema ¿delicado? Delicado por infringir el silencio aprendido sobre el mismo. Delicado porque “no existe”.

A propósito, me encanta a rabiar la falta de perfecto curso y linealidad en el discurso. Prefiero zigzaguear conforme lo pide el sentimiento que viaja y vive con el tema. Las mujeres.

Clarísimo que sé que una breve representación de ellas asimiló un día como maravilloso el cuadro bochornoso de personalidades de que es capaz el hombre (y no todos). Pero breve. Se descubre conforme actúan, el número de mujeres que hacen lo que no es espectacular, pero es imprescindible, y es humano.

Escuchan. En varios niveles, para recordar en el momento, o más tarde, o para siempre, con la cabeza o con el corazón, escuchan a cada edad, captan metros allá detrás de lo dicho, lo que vive en el que habla. Comprometen el tiempo, comprometen dedicación, palabras, esfuerzo, son capacísimas de olvidar el detrás si es necesario prestarse al delante. Centran al tiempo, balanceándolos y jugando con ellos, corazón y cabeza, sobre las cosas inmediatas y necesarias, sobre las vitales para todos, para ti y para mí. Guardan silencio, Esperan tiempo. Hablan cuando se les escucha. Esperan inteligentemente. Protestan si es cierto, si es suyo, si es nuestro. Capturan lo que va a suceder, lo que se puede sentir, lo que se requiere al vivir, lo que se necesita vivir. Tienen capacidad para reunir sin obligar ni comprar.

En otra raza queda el espacio para las motos, el alcohol, el fútbol, los ligues, el dinero, el poder, la fama, el negocio, la agresividad, la dirección, la libertad de responsabilidad, la gracia, el compadreo. El dominio, la decisión, la posesión, el ente sobre los entes. ¿De quienes hablamos?

Que lluevan las propuestas, que a Ganímedes dudo que lleguen los ladrillos y los platos. Ea.


9 comentarios:

Morgenrot dijo...

¡ Gracias Sallopilig !, tu sensibilidad es impresionante. Muchos hacen falta como tú.

Un beso tan hermoso como el post.

sallopilig ref dijo...

je je je, no no. Pedradas, yo quiero ver llegar pedradas, es más divertido, y más interesante, ver cómo y porqué llegan.

Un beo, Morgen.

Morgenrot dijo...

¿ Pero cómo te voy a dar pedradas a ti, justamente a ti ?, pero si has dicho verdades como templos ¡!

Para que estés contesto, te envío un abrazo fuerte como una pedrada, pero no me pidas lo que no puedo ni siento poder dar.

je, je

sallopilig ref dijo...

Abrazo recibido, WeißeHaut. Me alegra saber que lo sabes, que lo sabeis. (Si no fuera así, uf, uf, uf, uf).

leo dijo...

Gracias por tus palabras. No hay pedradas tampoco por mi parte, sólo una pregunta: ¿por qué se empeñan en querer igualarnos?

La Rata Paleolítica dijo...

5 de la mañana. Encender fuego, calentar el agua, bañar los críos, recojer leña, cuidar el ganado, conseguir comida, conseguir y acarrear leña, conseguir y acarrear agua, hacer la comida, cuidar los campos. El Sol se pone. Contar historias.

Pedradas, eh?

ssssssshhh.....
catacrok
huy, por poco.....

ssssshhhhhh.....
cronch
hala, las gafas hechas una ese.....

ssshhhhhh.....
pataf
El ojo a la virulé...

ssshhhhhhh.....
cratronch
Nariz aboniatada.....

motosalcoholfútbolliguesdineropoder, famanegocioagresividaddirecciónirresponsabilidad, graciacompadreodominiodecisiónposesión, entesobrelosentes

Si, ya, pedradas.

Pero el Sol, El Sol, sigue saliedo por el Este.

sallopilig ref dijo...

Leo, son "cacharros" mentales. No hay otros. Con algo hay que pintar el paisaje de quietud.

Rata, si está claro, bien lo sabes. Pero además no pierden los lazos.

Luis Lópec dijo...

¿Mujeres? ¿Hablamos de mujeres? ¿Te haces el chulo? Lástima, has conseguido también mi voto.

sallopilig ref dijo...

Luigi, sabes que es cierto verdad? Los sabes, los sabes.

Saludos.