13 may. 2009

una conversación

Hoy he tenido una conversación con dos personas, a las que quiero. Ha surgido primeramente con alegría la referencia a los blogs (de ahí viene este pequeño escrito personal), y luego con interés. Y luego, compartiendo sensaciones e ideas.

Pero en directo. Repito, en directo.

¿Porqué refiero esto? Bien, por exponer una visión personal del hecho, y de cosas que flotan y nadan en él.

Es otro medio para comunicarse. O para comunicar. O para recibir algo. Que es lo que, por encima de otras cosas no podríamos jamás olvidar. Y como en otros lides, mantenemos la libertad, el respeto, pero nos dejamos llevar solo por lo que implícita y tácitamente a nuestro alcance han puesto (en los blogs).

Mas no nos atrevemos a tomar la iniciativa. A proponer, a "lanzar". Unos saben que las cosas funcionan, y otros saben porqué. Con todo el cariño del mundo, y con toda la humildad posible que pueda imaginar, prefiero expresar que, creo vienen tiempos en los que individualmente nos vendría bien tomar la delantera, no dejar que nos pongan los medios, sino construirlos nosotros, arriesgar, construir, echarle descaro, perder miedos ridículos, y conversar, porque hay demasiado por conversar.

¿De verdad hay alguien que no lo entienda? Esto me vendría al pelo para recordar una poesía de Leonard Cohen, de "pobreza" muy higiénica:
"Mis traiciones son tan recientes
que todavía van acompañadas de explicaciones".

Nos hemos acostumbrado tantísimo a no ser responsables de nada, que nos asusta hablar de nada, porque todo hará referencia a nuestra ignorante inocencia.

Hoy, Jane Goodall, una mujer (por supuesto) ha dejado un rastro cansado de su pensamiento: "los pueblos indígenas adoptan sus decisiones pensando en las generaciones futuras, mientras que, por el contrario, los países desarrollados no las toman por vivir con la mente desconectada del corazón".

Poco confiamos en nuestros pensamientos y en nuestros sentimientos. ¿Porqué será?
Saludos

3 comentarios:

isobel dijo...

estupendo
=0)

leo dijo...

Llevo días pensando en lo que has escrito en esta entrada. Tan enmarañada en los pensamientos suscitados que no he sido capaza hasta hoy de tomar la iniciativa y escribir esta tontería de parrafada.
Hoy me he decidido. Me he dicho: se lo voy a comentar...
Un abrazo.

Morgenrot dijo...

Querido y admirado amigo :

Es agradable para mí encontrar un post como el presente sobre los blogs. Hay mucho que hablar de ellos y especialmente, hay mucho que contar, que arrancar del corazón sin verguenzas y exponer.
¡ Hay tanto veneno que nos queda dentro por no expulsarlo !

La poesía de Cohen ¡ qué decir ! , sin palabras me quedo. Es uno de los mejores e inigualable, pero no encuentro la canción en la que aparezca o el libro - y los tengo todos- en el que conste ; ¿ eres tan amable de indicarme dónde la puedo localizar ?

Gracias anticipadas y un fuerte abrazo