15 oct. 2008

Armonía en azul


Ayer me regalaron con el recuerdo de un pintor de entre mis favoritos: Leonardo da Vinci. Por supuesto, dediqué un tiempo entre cuadros de muchos otros más (hasta las 4:00 a.m., es decir, lo reconozco, no debiera haber estado toda la noche perdido...).
Entre ellos, me detuvo este pintor, Lucien Lévy-Dhurmer, con su cuadro: Armonía en Azul. Seguro, seguro, el original, a corta distancia, debe ser una experiencia.

7 comentarios:

ISOBEL dijo...

y es un pastel, eso sí que es pintar con el tacto, besitos

Hache dijo...

Seguro que sí. Tú lo has dicho.

Luis López-Cortés dijo...

Por ese cuadro me quedaría sin dormir.

PEGASA dijo...

Que buen gusto tienes y cuanto talento oculto existe. Menos mal que gracias a tu horas sin sueño nos regalas a nosotros estos pequeños tesoros.

sallopilig ref dijo...

Cosas que son capaces de hacer los demás (puntos suspendidos, no suspensivos)

Antonia Martínez dijo...

Yo también me duermo tarde, recreándome en la contemplación que me ofrece el arte, la vida y la noche.
A veces me lo reprocho, pero qué momentos tan puros y nuestros, ¿verdad?

sallopilig ref dijo...

Hay mucho por ver. Continuo. Es un lujo que tengamos el tiempo para ello.

Saludos.