17 sept. 2008

olvidarse, y así descansar

Ocurre en ocasiones: olvidamos el cine donde estamos, la butaca, casi casi a quien esté a nuestro lado, la hora, el día, lo siguiente y lo pasado. Y es por estar viendo verdaderos actores, o escuchando verdadera música, o perdidos en una fresca imagen. ¿Qué dicen? No importa tanto el qué, sino el cómo. Este es un ejemplo? Júzgalo. Poder despistarse y concentrarse en otra dirección diferente, es una maravilla.

3 comentarios:

ISOBEL dijo...

jo que maravilla de música, mas que silencio, yo le llamaría paz

Hache dijo...

Impresionante.

Silencio ... me gusta sentirlo, disfrutarlo y si no lo hay, crearlo.

sallopilig ref dijo...

Ya expondré otra... lujuria para el cuerpo.


Saluditos.