2 may. 2008

a la atención de una escritora silenciosa

No lo voy a explicar, pero me dobla el cuerpo oír gracias por nada. ¿Puede ser reflejo de la escasa confianza que se tiene en la gente?

Las personas que creemos en lo que hacemos, y no podríamos de otro modo hacer otras cosas si en ellas no creyéramos, no tenemos gracias debidas. Ni por un comentario, ni por una palabra, ni por una acto. Sabemos bien que en nuestro proceder, en nuestra forma de vivir, en todos los aspectos que mantenemos a la luz u ocultos, se nos ve ¿especiales?, no sé qué decir... no es así, otra cosa sería decir decididos. Pero no se pueden propagar (como la propaganda) las decisiones o compromisos. Perderían su verdadera y auténtica intención.
Las posesiones, se truecan. Lo valioso, a cambio de nada. Tu madre no te pidió nada.

Pepa. La vida es gran cantidad de cosas. No porque lo escriba yo. Ahí están, saliendo a la calle, a la vuelta de tres años atrás, o de tres años por venir. Si se tiene la fortuna de poseer los sentidos abiertos, sensibilidad, ¿cómo negar que, en sí, todo cuanto hay es merecedor de ser visto y oído, y tocado? Esa "delincuencia" de rastrear y asir toda la vida hay que ofrecerla sin miedo. A cambio de nada. No me atrevería a hacer notar otra cosa que no sea eso.

Todo empieza el día en que uno abandona para siempre la segura idealización. Es más bonito ver que idealizar, aunque duela.
Tu "hablar" lo ha dicho todo.

4 comentarios:

ISOBEL dijo...

el otro día mientras alguien me invitaba a un café, comento: sólo se posee lo que se puede dar, ¿buena frase, no crees?

sallopilig ref dijo...

Así es

bipolar pianta dijo...

Soy pianta, y se me ha olvidado la contraseña.
Me he puesto colorada y todo, y he tardado en procesar.

Te respondo con un post que escribi en su momento.

http://ya-se-que-estoy-pianta.blogspot.com/2007/10/escribidora-que-no-escritora.html

Escribidora, que no escritora

Siempre me ha gustado el juego de palabras, el modificar palabras ya existentes y construir palabras diferentes, o darle doble sentido a las palabras.
En este caso, no he sido yo, sino un amigo que cuando le dije que me dedicaba a escribir un blog, me dijo “o sea que te has vuelto una escribidora más” y le dije “si”.
Por que, lo que no soy es escritora, tal y como se entiende esta palabra. Mi profesión es otra y lo que hago cuando escribo es simplemente aprovechar los tiempos muertos (autobuses, trenes, salas de espera, etc) y vaciar mi cabeza de ideas rumiativas o plasmar cosas en un papel para que no se me olviden.
Creo que ahora con la moda de los blogs, cualquier escribidor, puede sentirse escritor.

.......................
"La escasa confianza que se tiene la gente".
Hace años un catalan, al que le escribia e-mail, me dijo" tia, escribe, que yo soy catalan y veo pelas en tu forma de escribir".
Empeze a escribir en foros bipolares, y la gente me decia que me expresaba clara, conscisa y compresible (puede que sea mi formacion en ciencias y mis años de docencia). Posteriormente, cuando en el foro donde escribia pusieron copyrigth y comenzaron con la censura de la administracion (derecho a la libre expresion), pues decidi crear mi blog y escribir libremente, y ser la que me impusiera la libre censura.
No te niego que la gente me ha ido diciendo a lo largo de estos años que escribo bien, que escribo tal cual es la realidad. Un ejemplo: un dia una cria leyo un texto sobre el TB y me dijo: tia, me he dado con el TB en los dientes.
No se fabular, no se escribir cuentos, no se divagar, solo se escribir las cosas tal cual.
En eso tienes razon "Es más bonito ver que idealizar, aunque duela". No idealizo, veo y escribo, pienso y escribo.
Aunque de antemano sepa que lo que escribo pueda hacer daño.

sallopilig ref dijo...

Sé que no eres escritora. Pero escribes, y por encima de los errores que cometemos los que no somos escritores, escribes y no hay paja por medio.

Y la actitud que descansa debajo, no es ni mucho menos habitual. Por eso digo que escribes, silenciosamente porque no haces ruido para que te oigan, y esa es una señal de autenticidad de primer orden.
Saludos.