18 may. 2008

desde abajo hacia arriba (confesiones)


Cuando tenía 14 años, comencé a llevar a cabo mis primeras "borotas" obligadas. Obligadas por la necesidad de acudir a ver aquello que era de mi interés. Las primeras solo suponían faltar una mañana justita, con algún año más tras comer supuestamente en casa de un amigo, faltaba el día completo. Y por su puesto, tras obtener los primeros permisos paternos para salir al campo, me especialicé en "situaciones perfectas" para salirme con la mía. Todas las borotas tenían el mismo objetivo, salir al campo, sin parar, todo lo posible. A la laguna de Pitillas, a la de Loza, a la Foz de Arbayún el fin de semana, de noche, de tarde, de día, para el día, para dos días... a Lindux, a Burgui, a Urbasa... al campo.

¿Y porqué suelto esto, así de repente? Porque me ha venido a la cabeza tras una conversación, que las cosas se aprenden de verdad y bien, desde "abajo hacia arriba", primero sintiéndolas y viéndolas, y después examinándolas y comprendiéndolas. Primero es necesario vibrar, palpar, oler y restregarse mentalmente con las cosas, y una vez que un silencio expectante te atraviesa por primera vez con algo, comienza uno a aprender algo.

No aprendemos realmente desde la frialdad de la teoría o razón: aprendemos dando paso a nuestro propio cuerpo, a su capacidad para captar, y después le echamos leña al fuego del aprendizaje. En algún momento algo nos impacta, nos abre los sentidos, y cuantos más impactos distintos (bien que todo está finalmente relacionado) recibimos, más oportunidades tenemos de ser sensibles a nuestro alrededor cambiante, y de aprehender algo de él.

8 comentarios:

ISOBEL dijo...

eso es lo que tiene, siempre se "aprehede" ya sea conocimiento,paz o una piedra del camino. besitos

Paola dijo...

LA VERDAD TIENES RAZON PARA APRENDER ES NECESARI PALPAR ES DECIR PASAR POR AQUELLO QUE NOS HACE FUERTES INDOLENTES , ES NECESARIO QUE NOS PASE EN NUESTRA VIDADS EN NUESTROS CUERPOS PARA ASI PODER COMPRENDER
QUE ETES BIEN
TE DEJO MI SALUDO

sallopilig ref dijo...

Lo primero que tuvo que hacer la semilla del roble de la foto, fue asentarse en tierra, y pcnectar lo mejor posible con su entorno.
Saludos.

leo dijo...

Me ha gustado mucho tu entrada, Sallopilig.
Hay que vivir para aprender. Zambullirse hasta el cuello.
Aunque dé miedo.
Un saludo.

sallopilig ref dijo...

Es que en gran medida la educación se pretende realizar de arriba hacia abajo, y eso no corresponde con nuestra verdadera naturaleza. Eso me parece.

Dédalus dijo...

Tengo esa misma sensación que tú. Desde que algo me impresiona hasta que lo asimilo y lo contextualizo, pasa ese tiempo necesario que me permite sentirlo... antes de darle siquiera un nombre.

Saludos, Fer.
(¿Ves?: primero te siento y luego te nombro.)

Luis López-Cortés dijo...

Mucho pillín anda suelto :-) Saludos.

sallopilig ref dijo...

ejem