8 mar. 2008

viajando al desierto (44 cuentos...)


Viajando al desierto.




Uf, está cayendo la temperatura mucho, aquí arriba. Espero que el guía dé la señal de bajar y reposar pronto, porque llevamos un día de viaje tremendo. Ayer a la mañana, todo parecía bonito, cuando partíamos desde los llanos que están al Norte de la Cordillera con nieve. Y hoy al atardecer, al levantarnos y comenzar a cruzar el Estrecho de Mar, fue todo bien, porque no teníamos mucho Viento, y así sí se puede volar. Pero me noto cansado, el culo de Ouk se mueve delante mío con mucha lentitud, y noto a mi espalda a Trest, mi pareja, sin perderme un momento. No nos hemos encontrado hasta ahora con las cigüeñas, que también bajan ahora, pero los chorlitos y gaviotas han estado continuamente por todos los lados, parecía que se multiplicasen.

Niko, el abuelo guía, lleva cuatro años guiándonos en los desplazamientos, y no se equivoca, ¡qué envidia me da, está tan seguro! Conoce todas las luces, las ciudades, y se acerca a los perfiles de las montañas con una perfección que no sé si otros alcanzaremos algún día. Le relevan a veces Atkia y Soniso, los dos mayores que él. Trest, me dijo ayer que Niko, muy probablemente, nos haría descender de noche, con las últimas luces, al borde de un desierto, porque esta vez vamos muy pronto al Sur. Y le da confianza porque sabe que no nos van a agredir allá, no hay peligro. Dice que las dunas, con sus ondas, ocultan y distraen muy bien de nuestra presencia.

Este año nos han disparado menos, pero porque ha cambiado la ruta un poco. Pero hemos visto mucho humo en las ciudades. Yo no estoy acostumbrado a ellas, y respirar volando al pasar sobre ellas, era insoportable, me dolía el gaznate después. El chapuzón de ayer, y comer unos cuanto hierbajos y raíces me dejó como nuevo. ¡No podía más! Estaba cansado y hambriento. Ahora, noto el frío, aunque eso me anima a mantener el aleteo más.
- Grag, grag
- Grag, sí estoy aquí.
Me gusta el Sur, lo conozco de otros años, es más tranquilo, y eso que hay que estar atento a cuando hay comida, y también más peligros, pero.... es más real que el Norte. ¡Arriba está todo tan retocado!

Uyyy, qué bien.. Niko ha hecho el gesto, seguro, está graznando, a ondulado a izquierda y derecha, y..... sí, sí, está arqueando las alas, las deja apuntando hacia abajo. Yupiii... a planear, suave, suave, ¡cómo me gusta! Lentamente vamos a bajar, pero eso sí, hay que llamarse para no perderse, que está ya oscuro. Seguro que harácomo siempre, dará varias pasadas elevadas, luego dos o tres harán unas rasantes, y.... el primero que siente el culo, llamará y avisará.

Hala, vamos allá, bajando.... fiuu... genial, esto es genial, ¡Grag, Grag! ¡Eh, se nos juntan primos!, son gansos del Nilo, ¡Colegas, qué tal, Grag! Bueno atentos, que ahora no dará la señal, sí... ése es Atkia, y allá está Soniso aterrizando, todo va bien, esta noche a la primera, y ¡qué veo, además hay un bosquete, lo que significa que vamos a cenar un poco!
- Grag
Me voy con Trest, Ops, bien, ya estamos en tierra. Bueno, ahora vamos a mantenernos unidos y agruparnos, que es lo más seguro, y se está muy tranquilo así. Me voy a limpiar las alas, porque las tengo hechas un asquito, y me voy a revisar bien todo el plumón... hasta me daré un bañito si es seguro.

Está la noche negra, oigo los chasquidos de piedras que rompen en el desierto, y el murmullo de mi gran familia reconforta. Hace frío, y apetece dormir, veo que algunos vigilan, bien. Trest está conmigo, mira hacia mí, tranquilón él. Creo que este invierno vamos a estar juntos los dos. Pero deberemos encontrar aguas buenas para hacer familia. Los demás también están optimistas este año. El que parece triste y cansado es Atkia. Los demás, sobretodo Niko, le presentan respetos continuamente, y no le pierden de vista.

No sé, espero que no le perdamos este año. Hum... me duermo.

fot. Charles Jones
© lajoyadelnilo, 2008

No hay comentarios: