19 mar. 2008

Rachel Carson: "Silent Spring"

(extraído de "Una mujer apacible cuyo libro habló en voz alta", Phyllis McIntosh, usinfo.state.gov)

Rachel Carson, científica tímida y modesta, que anteriormente fuera empleada pública, parecía una candidata improbable para convertirse en una de las mujeres más influyentes en el Estados Unidos moderno. Sin embargo, Carson tenía dos pasiones en su vida: amaba la naturaleza y amaba escribir, lo que le motivó en 1962 a publicar Silent Spring (Primavera silenciosa), el libro que despertó la conciencia medioambiental en el público estadounidense y llevó a un esfuerzo nacional sin precedente para salvaguardar la naturaleza de la destrucción química.

Como estudiante en el Colegio de Pensilvania para Mujeres, estudió inglés como concentración principal, hasta que en su tercer año en la universidad, cambió a biología -un acto audaz en una época en que pocas mujeres ingresaban en el terreno de la ciencia. Prosiguió sus estudios hasta terminar una maestría en biología marina con calificación cum laude en 1932 en la Universidad Johns Hopkins. Cuando enseñaba zoología en la Universidad de Maryland, Carson pasaba los veranos estudiando en el Laboratorio de Biología Marina Woods Hole, en Massachusetts, donde vio por primera vez el mar que tanto amaba.

Carson comenzó su carrera profesional en la administración pública redactando guiones radiales para la Dirección de Pesca de los Estados Unidos y en 1936 se le ofreció un empleo como bióloga acuática, llegando a ser la segunda mujer de las dos únicas que la institución empleara en cargos profesionales. Carson trabajó quince años en el gobierno federal redactando material educativo sobre temas de conservación y recursos naturales y revisando artículos científicos. Se retiró en 1952 con el cargo de jefa de redacción de publicaciones del Servicio de Pesca y Fauna Silvestre de Estados Unidos.

Mientras estuvo en el gobierno, Carson siguió escribiendo independientemente acerca de su pasión por el mar. En 1941 publicó su primer libro, Under the Sea Wind (Bajo el viento del mar), que trata sobre la lucha por la vida que tiene lugar en el mar y a lo largo de sus costas, según el punto de vista de un naturalista. Un segundo libro, The Sea Around Us (El mar que nos rodea), que describe los procesos que formaron la tierra y los océanos, fue un superventas e hizo que la autora fuera reconocida en todo el mundo.

El éxito financiero que sus libros le proporcionaron hizo posible que Carson se retirara del gobierno y construyera una casa en la costa de Maine. Para continuar sus investigaciones marinas, se embarcó en un barco pesquero y visitó las aguas embravecidas de los caladeros de Georges Banks frente a la costa de Massachusetts. Su tercer libro, The Edge of the Sea (El borde del mar), una guía de la vida marina, fue publicado en 1955.

Si bien la mayor parte de su trabajo literario se concentró en el mar, a Carson le había preocupado por mucho tiempo el daño medioambiental causado por el uso excesivo de pesticidas, y ya en 1945 trató de vender, aunque sin éxito, a la revista Reader's Digest un artículo acerca de las pruebas realizadas con pesticidas. En 1958, frente a cada vez más evidencias de los peligros del DDT y otros pesticidas, Carson quedó conmovida por una carta que recibiera de unos amigos del Cabo Cod en la que le describieron cómo el rociado aéreo del DDT había matado numerosos pájaros en las tierras de las que eran propietarios.

Carson resolvió alertar al público acerca de estos peligros y, una vez más imposibilitada de vender un artículo a las revistas, se dispuso a escribir Silent Spring (Primavera Silenciosa). Durante los cuatro años siguientes, investigó meticulosamente el contenido del libro y, anticipando duras críticas por parte de las compañías de productos químicos, recopiló en cincuenta y cinco páginas sus fuentes de información e incluyó una extensa lista de los expertos que habían revisado su manuscrito.

Cuando apareció el primer capítulo del libro en la revista New Yorker, en el verano de 1962, la industria química, tal como fuera anticipado, criticó a Carson calificándola de "mujer histérica". Sin embargo, el libro fue acogido favorablemente por el público, especialmente después que una de las principales cadenas de televisión transmitiera un programa especial acerca de los pesticidas que incluía una entrevista con Carson, en la que se presentó tranquila y con dominio de sí misma.

Además de sus apariciones en la televisión y de sus entrevistas, Carson declaró ante varias comisiones del Congreso y exhortó a que se estableciera una "comisión sobre pesticidas" o algún tipo de organismo regulatorio para proteger a la gente y al medio ambiente contra los peligros químicos.

Siete años más tarde, en 1970, el Congreso creó la Agencia de Protección Ambiental, un resultado directo del movimiento medioambiental provocado por Primavera Silenciosa. En 1972, el gobierno prohibió el DDT, el pesticida que había ayudado a que el símbolo nacional de Estados Unidos, el águila calva, y otros pájaros, estuvieran a punto de extinguirse. Muy pocos supieron que mientras Rachel Carson escribía "Primavera Silenciosa" y soportaba el debate que siguió a su publicación, luchaba contra una causa perdida, el cáncer incurable de la mama. Falleció en abril de 1964, a la edad de 56 años, en su casa de Silver Spring, Maryland, en las afueras de Washington, D.C., sin llegar a conocer la legislación histórica en que resultó su obra.

"Ahora puedo creer que he ayudado por lo menos un poco", escribió con modestia a una persona amiga en 1962. "No sería realista creer que un libro pudiera producir un cambio total". Carson no podía estar más equivocada. Tal como observara Linda Lear, la biógrafa de Carson: "Mientras enfrentaba los ataques contra su persona, y a pesar de estar gravemente enferma, Rachel Carson fue un ejemplo convincente del poder de un individuo para producir un cambio".

No hay comentarios: