28 mar. 2008

no lo quieres para tí: no lo quieras para los demás.


No pretendía volver a este tema, pero siento la necesidad de responder, con toda humildad. Puede que esto sea una traducción de "lo que no quieres para , no lo quieras para los demás".

Y es que los comentarios sinceros de una persona diagnosticada con trastorno bipolar, que me muestra en privado su visión de la situación en que se puede encontrar (gracias por tu comunicación y sinceridad, léelo, es importante que sepas que tu palabra, y mostrarte, es de un valor ... emocional, no puede medirse), y la opinión de otras personas que, desde su puesto de trabajo, trabajan de verdad, me impulsa a verter públicamente lo que se me queda a mí en mi interior, a fecha de hoy.

A saber:
1. El que quiera, que se olvide de los demás por estos motivos, y el que quiera pensar en una persona con tb como uno más, con las dificultades que conlleve, bienvenido sea. Va a ser feliz. Una palabra manida pero real, es amar. A quien le suene idiota, le deseo que tenga la suerte de entenderlo algún día. Esta es una cuestión personal para uno, indispensable para el que sufre el tb.

2. Antes que tu amistad, tu relación, tus necesidades, tus deseos, tus perspectivas, tu orgullo, tu... ..., está la salud de la persona con tb. Esta es una cuestión (para mí, porque puede serlo también para cualquiera sin miedo a hacer daño) indispensable para todo el mundo. Para mí (que no lo sufro en carne propia) y para ti. Pero en mi caso debo dejar al margen todo lo mío, antes está tu salud.

3. Culpa es un término judicial, además de popular. Judicialmente se utiliza con rigor, popularmente se utiliza con soltura. Que yo sepa, hasta la fecha, a nadie se le ha ocurrido culpar a quien posea malaria, diabetes, depresión, tifus, meningitis, (cualquiera se dará cuenta de que esta lista podría bloquear el post)... ... salvo las posibles inculpaciones en la Edad Media, de parte de la Inquisición a vete a saber a quién y por qué causa. Llegados a este punto, no sé qué motivo puede existir para culpar a nadie si sabemos que sufre el tb. Repito, sufre, verbo sufrir. La culpa se queda como vocablo innecesario, inútil, fuera de contexto, y no es más que otra nube de polvo que nos distrae de lo importante; el día a día y el estado de salud. Esta cuestión es imprescindible, para todos.

4. El fin de pensar, pedir ayuda, informarse, reflexionar, compartir, decir, preguntar, controlarse, ayudar, tratarse, ... ... cuando alguien sufre el tb, me da la impresión de que no podría ser otro que: conseguir o acercarse a que esa persona disfrute de poder levantarse, decidir, estar seguro de sí mismo, tener tranquilidad, disipar el miedo, verse fuerte, poder tener amigos sin miedo, relaciones personales satisfactorias, hijos, trabajo estable, no aproximarse a la palabra suicidio, disponer de sí mismo, lograr que otros lo sepan con comodidad, por ejemplo. Lo que cualquiera puede desear. Cualquiera. Y no cualquiera lo posee todo eso. No todas las sociedades ven estas afecciones igual: esta (la española) no se caracteriza por estar en cabeza en cultura y comprensión, pero comprenderla como lo que es, un sufrimiento, complicado, es una actitud personal. Nadie impide poseerla. Así que adelante, quienquiera que se anime, que no mata. Esta cuestión es voluntaria. Pero sienta bien entender lo que realmente sucede, aunque duela.

5. No conozco a nadie que se relacione exclusivamente con las piedras, plantas, con los astros, con los animales, y se desarrolle por completo. Y existen multitud de personalidades, modos de vida, intereses, pasiones diferentes. Pero, una necesidad indispensable, que albergamos genéticamente, en nuestra vida, es la relación. Sin ella, seríamos único individuo de una única especie nueva, sin origen y sin destino. Y eso no existe. Si la relación es difícil, lo masticamos. Pero relación. ¿Alguien duda que es imposible vivir sin los demás? Y no físicamente, sino dando pié a la comunicación.

Invirtamos ahora el orden del discurso: hagamos una encuesta pública.

¿Te gustaría que te tengan en cuenta si posees alguna dificultad seria?
¿En qué orden colocarías, por importancia, los siguientes vocablos: SALUD, AMOR, DINERO, AMIGOS, PODER, TIEMPO, ÉXITO?
¿Crees que te puede culpar alguien de algo, si lo conoce?
¿Tienes los mismas deseos e intenciones de vivir lo que puedan vivir y como puedan vivir los que te rodean?
¿Te sientes capaz de permanecer en una burbuja de silencio toda tu vida?

Créeme, porque la verdad sangra: lo único terrible es no poder comunicar y ofrecer algo a quien tenga el tb, si no puede oír. Salvo eso, lo demás no suena mal. ¿A quién le gustaría tener una enfermedad, incubarla años, dejarse arrastrar por ella, y encontrarla tarde?

Aunque me equivoque, o hierre, pero me sale del alma.

No hay comentarios: