14 mar. 2008

Adshem, ladrón de chakritas (44 cuentos...)

El ladrón de chakritas.


fot. Watanabe


Adshem es un ladrón único, en su especie, en su especialidad, en su género y en su generosidad. Saben: conozco gente que en su juventud tuvo el vicio de robar libros para leer, otros han robado trenes por el solo placer de conducirlos, incluso otros roban.... hum.... corazones. Adshem, es un ladrón de esos que llaman los locos del yoga los chakras. Más bien “roba chakritas”, como él gusta decir riéndose, divirtiéndose al recordarlo. Pero les explicaré, que no es un desordenado, ni un compulsivo, sino un artista en el robo de chakritas, y «su adecuada recolocación».

Adshem dice que en este mundo, los chakras de cada uno de nosotros, sus posibles e innumerables víctimas, pueden o no estar bien distribuídos y colocados en nuestros cuerpos, y mantiene la teoría de que, en muchos casos, los chakras no corresponden a su dueño idóneo, sino a un cuerpo mal elegido, al parecer por la escasa puntería que tiene la Energía Cósmica aquí, en esta Tierra tan revuelta. Así que, desde joven, y valiéndose de la habilidad que muestra para introducirse en el cuerpo de todo hijo de vecino que se le antoja visitar, Adshem se planta entre riñón y riñón, o entre pecho y encéfalo, y ¡zás! hurto que te crío. Provisionalmente claro. Porque Adshem, con sus ojos azabaches brillantes, te perpetra, te escanea, te radiografía, cual si fuese un complejo de satélites militares, y decide «de motu propio» qué chakrita birlado y manoseado a vete a saber quién, te corresponde para tu completo, mejor, integral y saludable funcionamiento. Y te lo coloca sin más, sin preámbulo, ni permiso, sin que te plazca o te apercibas del cambiazo de marras, y a funcionar, como si estuvieses nuevo.

Todo esto gratis, hay que decirlo en su mención.

Así, de esta guisa, le cambió (reconocido por él) cuatro «chakritas» al señor Gorbachov, y claro, le dio por la «Perestroika».Y a un Papa le puso dos chakras de un monjecito tibetano, así que, visita oficial al Tibet..., abrazos..., rezos...
A los inspectores de Hacienda.... bueno, resumiendo, que en su pueblo natal no pagan impuestos.

Adshem dice que un buen lugar para intercambios a escala industrial es el Metro.

En Japón, lo hacía a dos manos, pero dice él que tendrá que mejorar la técnica, porque con la boca ya ha conseguido también realizar buenos transplantes de chakra. Curioso: dice que los chakras masculinos son más pequeños y los femeninos más grandes, por eso es tan difícil que les quepan a los hombres los de las mujeres. También explica que los gordos los tienen más grandes, son más generosos. Y que los delgados, pesan lo que pesan sus chakras.

© lajoyadelnilo, 2008

No hay comentarios: