2 mar. 2008

si no hay opciones?

Me resultó durísimo encontrarme ante alguien que no puede ver que su comportamiento o sus decisiones, son como puñales o hachas que te abren el cuerpo como si estuviese haciendo la matanza del cuto. Y no lo sabe, no es culpable por ello. Pero, y entonces ¿qué opción te queda, cuando cada palabra va a resultar en lo mismo, para tí, ¡y para ella que todo lo va a sufrir también!? En pleno subidón, se comporta como un "ciber", sin sentimiento alguno, en cuestión de décimas de segundo, sin necesidad de dar explicaciones. Y sabes que, en realidad, no es consciente de lo que realmente está haciendo.

De nada vale hablar o callar, acercarse o alejarse, preguntar o responder: sin motivo, sin razón, sin complicaciones, se deshará de tí "eficiente e inteligentemente", como si no lo vieses, como quitamos el trapo del aceite del coche. Y si te vuelve a coger, es porque ha quedado una gota sin limpiar, pero te volverá a apartar. Está en plena ebullición, y sobras. La euforia eleva tan alto que los demás estamos sin desarrollar, abajo, sin evolucionar...

Y... eso es todo. Todo, todo.

Sin embargo, queda la pregunta ¿no ve nada, nunca se equivoca, ni un segundito, en su contra?

No hay comentarios: