Una mente crédula (…) encuentra el mayor deleite en creer cosas extrañas y, cuanto más extrañas son, más fácil le resulta creerlas; pero nunca toma en consideración las que son sencillas y posibles, porque todo el mundo puede creerlas (Samuel Butler)

¿Y cómo vivir mejor que a la luz del Sol?


26/6/2014

El Informe sobre el Estado de los bosques (WWF) y 15 puntos sobre la pregunta ¿cuando arreglaremos el fondo del saco roto?


  Palabras nunca nos faltan, para echarlas INMEDIATAMENTE en saco roto. Los medios de prensa  se hacen eco hoy (como autómatas) del informe de WWF respecto al tratamiento de los incendios forestales en España, informe del que extraen y señalan con un simplismo muy de aquí, entre otras cosas que: 

  • (1) en cifras anuales, la superficie quemada es mayor que la reforestada, (2) no se dedica visiblemente presupuesto a la reforestación, (3) la información que se maneja resulta escasa, (4) sólo se "repuebla", (5) los EEUU nos llevan 40 años de ventaja, (6) la prevención es inefectiva, (7) existe un alto abandono de los bosques, (8) los mejores cortafuegos son los bosques naturales, (10) se debiera buscar "modelos forestales" con valor económico, o que (11) la autoregeneración debiera ser el primer objetivo definido. 

    Y a mí, se me engorda la sangre, sin colesterol, pero se me engorda, no puedo evitarlo. El informe real dice bastantes más cosas, al estilo de los informes de las asociaciones ecologistas, con la mayor carga de mensaje positivo posible que sea compatible con no aburrir a nadie. Cierto es también que, cuantas más organizaciones ecologistas hay, y más hablan, mayor tranquilidad sienten quienes no se implican en absoluto (la mayoría), dando así por hecho que somos privilegiados y vivimos en un Edén.

Pues hete aquí que deseo verter mi humilde opinión, que corresponde a quien ni es ni ministro ni propietario de tierras. Y la acompaño, lo reconozco, con la visión que tienen otras personas, que sin ser completamente o siempre objetiva, también cuenta y es válida, y es la de personas implicadas desde algún punto de vista en éste tema (que las hay): son guardas forestales, agricultores, ingenieros agrónomos, secretarios de Ayuntamientos, ingenieros forestales, biólogos, y un etcétera de personas que conocen aspectos a pie de campo, reales, así como el día a día. Un profesor zoólogo universitario aludió en cierta ocasión a la verdadera base de datos que vamos a conservar sobre biodiversidad: la de los Museos de Ciencias, no así los Parques Naturales.

  1. Hablar de "medio ambiente" en España es hablar en el sentido literal: hablar de la "mitad" que queda.
  2. Sí, la superficie quemada anualmente es mayor que la reforestada, pero ¡ojo que los vocablos que definen los tipos y estatus de las zonas y de éstas en sí, son como un juego de trileros para el más común de los mortales!: forestal no significa "masa compacta de árboles", degradada puede atribuirse a cosas tan diferentes como una zona en regeneración natural o una extensión desnuda con más de 200 años a sus espaldas de historia de deterioro continuado. Y lo que hoy ves como Parque Nacional y Paisaje Protegido,  puedes estar viéndolo gracias a 100 años de tala indiscriminada, 200 de erosión, y otros 100 de regeneración natural en el abandono, mezclada con caza, turismo, deporte de 4x4 y similares eventos, acabado finalmente en una declaración en el B.O.E., y un parque con restaurante temático. La realidad es más complicada que una simple diferencia de números.
  3. Si no se dedica dinero a la reforestación, ello es debido a que todavía no se ha encontrado en ministerios y consejerías el "uso" que puede tener una masa forestal en buenas condiciones: sólo se conoce el aprovechamiento industrial forestal, y sólo si los beneficios son importantes. Otra cosa, otra parecida, otra cercana o similar, proyecto alguno con cierta visión seria o coherente con el siglo en el que estamos, con los conocimientos, con la práctica ya depurada que otros han mostrado, no existe: simplemente no existe en ningún escritorio, ni cabeza, ni voluntad, ni interés, ni pretensión de ninguno de los mencionados organismos. Sólo existen la visión cerrada en su burbuja administrativa, y la visión estrictamente industrial y comercial. 
  4. En el mismo momento en el que reforestar sea un negocio de alguna índole concreta, plantar "algo" (sea o no razonable hacerlo) se hará, y se le concederá a ésto las variadas etiquetas de "ecológico, sustentable, verde, comprometido...".
  5. En España, país con larga tradición de más de cinco siglos de "manejo forestal" desde algún prisma nada objetivo, manejo que realmente se hizo y quedó reflejado por escrito en documentos y anales de todo tipo (son hechos objetivos),  la "masa forestal" sólo ha tenido y tiene una consideración: el negocio, el producto, siempre que se limpie de estorbos y aspectos innecesarios, como pudieran ser sus habitantes naturales, el exceso de especies vegetales y animales "no deseadas" (incluidas aquellas llamadas "alimañas dañinas" que hoy siguen siéndolo así para tantos), y poco más. Aparte de eso, no le interesa ni lo recuerda nadie. Quizás algún domingo alguien se despierta en alguna ciudad y decide buscar algún bosque con alguna sombra, quizás con alguna mesa y merendero, pero salo ése único día del año, nada más hay de interés por el bosque.
  6. La traducción de "medio ambiente" para el español, ministro o urbanita, es sencilla: césped cerca de casa, sombra para el verano, barbacoa, y cerveza barata cerca. Si el césped, si la sombra, si el espacio para dejar el vehículo son adecuados, entonces el "medio ambiente" está mejorando. Menos mal que los mamíferos tienen costumbres nocturnas, y se pierden ésto.
  7. La información resulta escasa, dice el informe, y es normal: nadie se interesa en absoluto por conocer lo que no le interesa, menos aún si no le pagan por ello, y si nadie lo requiere, ni le importa, ni lo ve, ni lo sospecha siquiera. Es más, la información debida y parcialmente presentada, sin ser una mentira contundente, no es veraz, pero permite contar al público del césped y la cerveza que los bosques están fantásticos. Pero información existe, ya lo creo que existe: somos uno de los países clara y rotundamente afectados por desertificación y desertización (ésta afecta a bosques, cultivos, praderas, parques, céspedes, campos de golf... a todo lo que pilla en su área creciente de influencia),  y somos al mismo tiempo, de entre ésos países, el que mayor capacidad tiene y el que menos ha hecho: traducido al castellano de campo, nada. En las filas del CSIC están cuatro pesos pesados en éstos temas, y parecen estar arrinconados en el olvido. 
  8. Quien no ha visto un espacio natural en buena condición natural, no lo echará en falta nunca: así, nadie ve la degradación. Como la degradación flagrante comenzó digamos que al tiempo que la colonización de América, llevamos acostumbrándonos al nuevo paisaje cinco siglos, lenta pero continuamente, de igual modo que nos acostumbramos a ver la basura, el escombro, o a la gente por la calle pidiendo para comer. Es igual proceso, la habituación hasta considerarlo norma y normal.
  9. EE.UU. nos lleva ventaja, dice el informe: pero nos lleva mucha, y especialmente en el sentido práctico, puesto que asumen claramente que hacer bien las cosas redunda en su beneficio, lección que todavía no se ha incorporado a ningún máster en España. No me importaría personalmente esa ventaja, si existiese aquí algún deseo de estar en alguna posición o algún estatus de salud ambiental, de controlar el estado de los bosques (y algo más, por favor). Como ésto no existe, no nos llevan ventaja: sencillamente no existe comparación posible, de igual modo que no les aventajamos en el fútbol, porque el fútbol apenas les interesa.
  10. La prevención es inefectiva, cierto es, más si es inexistente, y aquí es inexistente, cuando no residual. Los técnicos de servicios de incendios ya curtidos en la gestión de incendios, saben ya de ello, y del trámite que en realidad es el tema de la prevención para la Administración española, salvo escasos ejemplos en alguna Comunidad, y en contados temas.
  11. El abandono de bosques no afecta a los bosques naturales o prístinos (salvo en su vigilancia, claro está), y no por ello éstos decaen: sí afecta el abandono de la responsabilidad de hacerse cargo de los problemas reales generados en los bosques por nosotros, durante siglos y ahora mismo, responsabilidad que en algún siglo habrá que enfrentar, o es de suponer.
  12. Los bosques naturales son buenos cortafuegos por su diversidad, y es cierto: también es buen cortafuegos la Gran Muralla China. Más sencillo puede resultar comprender que reforestar no siempre adecuadamente y sin objetivos claros con masas monespecíficas al modo industrial, sustituyendo la diversidad que es fuerza y es adaptación, es una simpleza y burrada del pasado, cuando no una chapuza. Otros han regenerado incluyendo a la población que antes estaba presionando y abandonada, y han dado lugar a un Parque Natural, en el que los interesados en mantenerlo hacen viable económicamente su gestión, y todo ello sin obtener un dólar del Presidente de la nación; el ejemplo "Guanacaste".
  13. Ya existen modelos forestales, los propios bosques naturales. Ya son modelos eficientes, ya tienen su propia regulación dinámica, ya tienen valor económico. Los bosques en buen estado conducen, regulan, frenan, almacenan, ofrecen, regalan, dan agua, oxígeno, clima atenuado, recursos, vida... y frenan, o detienen, o impiden, o aminoran, o regulan, o eliminan, riadas, inundaciones, sequías severas, erosión, y otras calamidades, entre ellas las no naturales. De modo que el concepto de los nuevos "modelos forestales económicos", considerado aquí en España, con nuestros hábitos, y con la memoria de la "alimaña" todavía en nuestro cerebro, podría sonar en estas latitudes a nuevas plantaciones madereras sin vida, con etiqueta verde, y dando luz ya a un nuevo problema con destino al futuro.
  14. La autoregeneración es el camino deseable, pues claro: y lo deseable sería que se diese la población un golpe contra un tronco, directamente en la cabeza, para caer en la cuenta de que éste está dando (sí, dando, gratuitamente dando, si no se impide es gratuito) protección al suelo, cobijo a la vegetación, hábitat a la fauna, almacén al agua, freno a la erosión del agua, refresco a la superficie... por ejemplo. 
  15. Si algo les falta a los bosques que queden, es la convivencia para con ellos de quienes son sus vecinos, nosotros. Y la envidia que pudieran tenernos quienes vinieron y vienen del Norte de Europa, ya completamente simplificado en diversidad, se convierte en enojo cuando contemplan cómo ignoramos lo que hay aquí, o lo que ha habido; porque lo ignoramos. A la falta de atención, se une la ignorancia. En España, sólo vemos "hierbas y pinos". 
    En esos EEUU que dicen nos llevan ventaja, enfrentan el problema de los incendios realmente monstruosos dadas las condiciones y dimensiones particulares, pero lo hacen habilitando algo más que medios; voluntad y cabeza. Aquí, por contra, el problema de los reducidos incendios, no son éstos en sí: el problema de nuestros bosques somos nosotros, los que pasamos olímpica, completa, absoluta y pertinazmente de hacer nada que suponga ponernos serios, ser responsables, tomar cartas en el asunto, aprender, reconocer nuestra desidia, y trazarnos objetivos tan simples y sencillos como el de "no permitir que desaparezcan, de la mano de nadie". Si añadimos que no protestan como lo puede hacer un humano en la calle, no esperemos otra voz de atención que no sea la nuestra. 
Y tampoco nos extrañemos si, con tan poco interés por lo nuestro, los Europeos no nos dan fondos para derrocharlos en otros objetivos nebulosos. 

10/6/2014

Sustituciones

Sustituciones necesarias

La sustitución de la cúpula gestora de un país es una acción que intrínsecamente conlleva (mejor en presente que en futuro) pasos muy importantes para ser realizada, supuesto claro está el caso de que se dé en una democracia: y en ésta la cúpula la forman políticos y altos funcionarios, y la estructura que los sustenta. Cualquiera no está preparado para cualquier trabajo.

Es ley de vida que todos los sistemas envejezcan, sean éstos físicos o lógicos, bien estén constituidos por bienes materiales, bien por personas. Y los que engloban las estructuras de gestión de un país (los poderes legislativo, ejecutivo y judicial), añadiéndoles realistamente el “cuarto poder” de la prensa y el “primer poder” de las grandes empresas, no lo son menos: en España, los actuales pasaron su tiempo de fortuna y se encuentran visiblemente fuera de su tiempo: necesitan ser sustituídos, como necesitan ser sustituídos los cuatro amortiguadores originales de un vehículo de 30 años que nunca fueron reemplazados.

Y ésta es la cuestión: no es necesario llevarse las manos a la cabeza, ni escandalizarse por ello. Se necesita por contra aceptar la realidad del paso del tiempo (lo que sirvió y valió ya no sirve ni vale); se requiere reflexionar sobre ello (aceptar la verdadera causa cuando los efectos son ya sobradamente conocidos, y asumirla como tal); adquirir una actitud activa ante ello (ponerse manos a la obra, realizar la sustitución); y seguir de cerca los progresos y resultados (no ser perezosos, estar atentamente vigilando el buen funcionamiento de los nuevos amortiguadores que dirigen, o más bien gestionan un país). Pero hacerlo es ineludible, es preciso hacerlo.

Esto es aún más urgente en el caso en el que los gestores mantienen sine die una dialéctica pobre e infantil, que se convierte en descarada, de bajo nivel, escasa de verdaderas razones, y, por encima de otras características, vacía de contenido real. Sería propio de tiempos pasados y países sin verdadero guión, pero no es permisible ni ahora, ni aquí en España.

Lo que le queda al ciudadano es hacer lo que no ha hecho hasta hoy, bien porque nunca lo supo, o porque no fuese necesario anteriormente: ponerse al día, aprender, acostumbrarse, estar informado y actualizado, dedicar tiempo a ello, aprender a dialogar y mejorar su conocimiento, porque ésto claramente ha fallado.

Necesita dejar de quejarse, y no dejar de ponerse al día.
Necesita ser menos complaciente y más serio; menos exigente y más comprobador y vigilante.

Las ondas que provoca en la piscina un partido nuevo, no son más que unas pocas ondas: más deberán echarse a la piscina, y más ondas, pero no para jugar, sino para entrenar y nadar.

¿Es posible que exista un sólo elemento de la sociedad que no rezume fallos severos? ¿Legislación quizás? ¿Un guión energético? ¿Un guión agrícola y forestal? ¿Una verdadera dirección educativa? ¿Una gestión a futuro del agua? Sucesivamente y en cada tema propuesto, todos ellos “sangran”.

Los primeros que deben administrar su casa son los de a pie, los de calle, y si no saben hacerlo, aprender a hacerlo: y ponerse a ello con rapidez, dejando de ir de vez en cuando al fútbol, y cuidando más esa huerta que es tu propio país. Si no es así, ese porcentaje de personas que componen el Estado que sí son verdaderamente valiosas, capaces, experimentadas y trabajadoras (que las hay, claro que están ahí), desaparecerán y se diluirán, día, a día y poco a poco, por puro sentido común.

Y el coste del cambio, que existe, será rentable y económico: una buena inversión.

22/2/2014

sexismo

Con frecuencia harto "escasa", aparecen publicaciones serias y fundamentadas, que son útiles, enseñan, y por ello relajan y simplifican el tema que tocan. Cuando una publicación es valiosa, ayuda, en vez de emborronar más un tema.

Y éste es el caso, a mi parecer, de un informe publicado en el periódico El País por Ignacio Bosque, suscrito por 26 académicos de la R.A.E.: versa sobre el "Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer", y, nuevamente a mi parecer, coloca el tema donde le corresponde, como tema lingüistico que es. Por fin y por primera vez. Y ello sin una sola mala palabra, ni un insulto, positivamente, con conocimiento ordenado y demostrado, y razonadamente.

A mí personalmente me agradaría quizás ver otro informe de otra fuente, que aportase datos reales y abundantes sobre el monto destinado a lo largo de 10 años a la elaboración y edición de las guías no sexistas que, por supuesto y como es fácilmente comprensible, no pueden ser gratuitas, y han dado trabajo y fondos a diversos organismos y organizaciones de toda índole. Alguna de éstas ediciones han rondado los 300.000 euros.

Es largo el informe, pero no hay miga del mismo que no tenga sabor: y todo él mejora conforme avanza hacia su final, presentando ejemplos lógicos del absurdo vendido en éste período de 10 años, durante los cuales aparentemente se dirigió la lucha contra el sexismo contra cuestiones inexistentes, mientras el sexismo más extendido y común (el sueldo en el trabajo), no ha variado en lo más mínimo.

Bravo por éste informe. En vez de perder tiempo, ganarlo es lo interesante. Bravo de nuevo.

4/2/2014

Judex (Gounod)

Blogger sigue haciéndolo por mí! Un día de frío y nubes bajas, al amanecer, en una ermita, en la espina de una montaña, ¿sugiere?

8/12/2013

Sin saber por qué.

When August winds are turning, the fishing boats set out upon the sea, I watch 'til they sail out of sight. The winter follows soon, I watch them drawn into the night, Beneath the August moon.

No one knows I come here, Some things I don't share, I can't explain the reasons why. It moves me close to tears, Or something in the season's change, Will find me wandering here.

And in my public moments, I hear the things I say but they're not me, Perhaps I'll know before I die. Admit that there's a reason why, I count the boats returning to the sea, I count the boats returning to the sea.

And in my private moments, I drop the mask that I've been forced to wear, But no one knows this secret me. Where albeit unconsciously, I count the boats returning from the sea, I count the boats returning from the sea.

7/12/2013

Lo loco

En cualquiera de estos momentos,
una abuela olvida nerviosa las palabras,
o una sonrisa se refugia en una mueca insegura.
Al pasar, algunos perros ladran,
a las mañanas, frías, los comercios abren con ruido en el silencio.
Siempre alguien parece estar amando a alguien,
y siempre alguien se equivoca, y alguien atina.
Hay mirlos en las arboledas, y muchas luces,
y parejas ancianas, libres, paseando.
Y algunos días la lluvia reverdece las plantas.
En la tierra, invisibles, lombrices y topos siguen trabajando.
Todos los atardeceres brilla la mar al Sol: o grisea el cielo en el agua:
y los que menos entienden, sonríen con cariño;
y tu gato duerme;
y en silencio, lejos alguien amamanta a su hijo,
y una mano estira el arco en su violín joven, todavía afinando.
Una chica ahorra y espera su viaje;
mientras en la montaña, el bosque se desnuda,
alguien tiene la piel erizada por una larga caricia;
una mujer rebusca en un manual, e investiga.
En la noche, el chófer sueña con el futuro, mirando el cuentakilómetros;
por el día alguien discute;
a la tarde hay paz, o hay tormenta.

Bruta, sin masticar, algo así surge y es la vida, desordenada y viva:
mientras una ciudad repite sus eternas noches,
una carretera es transitada por miles de fugitivos.
Los millones de caras de la vida se expanden,
y se multiplican. Todos los días ocurre.

Mientras un tigre esconde sus rayas en la montaña fría,
tú vacilas, tú te aseguras.
Es innegable que la vida bulle.
No tiene sentido ni orden, ni fachada impecable,
estos clavos no encuentran sitio en este bullicio inclasificable.

En algún momento las manos se tocan:
un duende es imaginado,
y alguien se atreve y le pone nombre.
Alguien reposa, cansado y agotado.
Una mujer retoca su falda y también su escote,
o se oye ruido en una azotea;
alguien tropieza y ríe.
El río cae sin compañía, fresco y relajado.

¡Vaya sonido, entrelazado e inacabable, el río!
Vuelve a empezar otra fiesta en un pueblo.
Alguien olvida.
Alguien elige la verdura y paga; alguien sale y entra.
O alguien tiene miedo de la noche.
Alguien abre los ojos; alguien no ve nada de nada.
Alguien siente tanto... y alguien no siente nada.
Alguno repara en que la vida ¡se va!
Alguno retiene y ríe el momento que viene.
Alguna vez se aprecia la frase, y hay un abrazo.
Alguna ocasión, algo cala. Y la raíz se infecta.
Y cuando cala, la vida vuelve encantada,
y bulle no algo, sino todo lo que tiene.

El loco orden de la vida, el loco gusto que tiene,
el sabor a incienso y humedad, a humor y frío,
a sabor, a sabor sin sustantivo, a riesgo apasionado,
a loco cariño, a terca preocupación, a radical querer,
no sale en las fotografías, paradas, brillantes e inanimadas.
El loco orden de la vida está en la sangre limpia,
en saber qué va contigo, y lo que se puede quemar,
aunque no haya un incendio.
El loco orden de la vida es lo que tienes.

No lo apartes, no lo tires.


 

Sheir-Waan-Sing

Estupefacto. Tras años, una persona te encuentra como si tal cosa. Y no es de extrañar. Las redes, los datos que están reposando en cualquier sitio, o la casualidad de que alguien busque donde tenía que rebuscar, haga que te encuentre. Así, como una aparición, vino Sheir-Waan-Sing a visitarme. Y los cambios abundan por ambas partes, pero no cambia ni la personalidad, ni la música que tiene cada cual dentro. En su flamante portátil HP, tenía fotografías de todas las posibles cosas que podía imaginar. Su cámara de fotos desapareció en Barcelona, así que nos conformamos con ver las que tenía guardadas. 

Como no podía ser menos, me dió un pincho con música más occidentalizada, pero con la esencia, y con una sonrisa socarrona y muy franca: un mantra, Suni-ai. Vamos, para "abrir más aún los sentidos". 


13/11/2013

viejas glorias

Con el regusto argentino, y el deje de Cafrune.